EconomíaNegocios y Empresas

Consumo eléctrico hogareño: seis consejos para ahorrar costos y disminuir el impacto ambiental

En la actualidad, el consumo energético es un factor que genera preocupación entre los usuarios, ya sea por el gasto que representa dentro de la economía doméstica, o por el impacto negativo que su uso irresponsable provoca en el ambiente. Según datos de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), el consumo residencial representa el 45% de la demanda energética del país -siendo este el segmento más robusto del total- y presenta un crecimiento interanual del 2% en el último período. Sin embargo, tomar medidas simples que propicien el consumo eficiente de este recurso permite minimizar su costo y colabora con el cuidado ambiental sin grandes esfuerzos.

Hoy en día, cada vez son más los electrodomésticos que utilizan energía eléctrica en los hogares. A su vez, con el nuevo estilo de vida híbrido, la notebook se transformó en una herramienta presente en la mayoría de las casas, por lo que es importante saber cómo eficientizar su uso y así reducir el uso de electricidad.

Desde ASUS, compañía líder en tecnología, comparten los siguientes consejos para optimizar el consumo energético de las computadoras:

1. Activar los ajustes de consumo de energía: Sin importar la marca o el sistema operativo, cualquier computadora permite administrar esta función. Usualmente, los equipos vienen configurados con un “plan equilibrado” de energía, sin embargo, si el usuario no necesita el rendimiento máximo, lo recomendable es ajustar a “ahorro de energía” o personalizar  fácilmente la opción “energía y suspensión”.

Esta función puede usarse de acuerdo con el trabajo que se desarrolle. En el caso de diseñadores, editores de video o creadores de contenido, se debe considerar si estos planes de energía se ajustan con las tareas a desempeñar.

2. Modo de suspensión: Esta característica permite que el equipo “descanse”, manteniendo todas las tareas en su lugar, pero consumiendo un mínimo de electricidad. Es decir, el equipo no se apaga, pero queda suspendido hasta que se decida usar nuevamente.

Desde ASUS recomiendan configurar su activación a automático, luego de un tiempo de inactividad de 20 minutos.

3. No usar protectores de pantalla: A pesar de ser visualmente estéticos, estos inciden en el consumo energético y no permiten la ejecución del “modo suspensión” del equipo. Al detectar movimiento en la pantalla, se toma como si esta estuviera en funcionamiento.

4. Apagar el dispositivo: A pesar de que muchos modos reducen el consumo, todos implican en mayor o menor medida el uso de electricidad. Por eso, es recomendable apagar el equipo si no va a ser usado por dos o más horas.

5. Reguladores de voltaje:  Un truco para ahorrar energía en conjunto es conectar la computadora, impresora, celular y otros electrodomésticos a una sola fuente de poder, es decir, un regulador. Al apagar el mismo, se podrá asegurar que todos los aparatos están desconectados y no representarán una fuga energética.

6. Certificaciones: Finalmente, ASUS recomienda adquirir dispositivos que cuenten con la certificación Energy Star, con el fin de promover el ahorro y el uso inteligente de energía para la reducción de responsabilidades ambientales.

ASUS es un líder mundial en tecnología que proporciona los dispositivos, componentes y soluciones más innovadores e intuitivos del mundo para brindar experiencias increíbles que mejoran la vida de las personas en todas partes. Con su equipo de 5000 expertos internos en I+D, ASUS es reconocida mundialmente por reinventar continuamente las tecnologías de hoy para el mañana, obtiene más de 11 premios todos los días por calidad, innovación y diseño, y está clasificada entre las empresas más admiradas del mundo de Fortune.