Cosecha: entre los pronósticos, los nervios y las medidas que se vienen

Por Marcelo López Álvarez

Finalizando Enero,  como cada año, ya comenzó la cosecha de uvas blancas y las tradicionales tintoreras en algunas zonas vitivinícolas. Mientras las grandes bodegas no definen aún los precios que pagarán por la materia prima, llevando malestar al sector viñatero, quienes se han manifestado, a través de algunas entidades gremiales empresarias, sugiriendo los precios que deberían tener las diferentes variedades de uva para devolverle rentabilidad a la actividad.

En San Juan por ejemplo los productores en distintas asambleas realizadas en los últimos días están pidiendo para esas uvas entre 20 y 23 pesos de contado y si las bodegas pretenden pagar en plazos, como tradicionalmente hacen, reclaman se dolarice el precio del fruto.

En este contexto, el Gobierno de Mendoza se encuentra trabajando junto a representantes del sector viñatero para ultimar los detalles y anunciar, en breve, medidas que pretenden acelerar el proceso de formación de precios de la uva, debido a que, si bien es cierto que el sector bodeguero manifiesta interés por la uva, todavía no ha definido los precios y las condiciones de pago para esta temporada. Como ya contamos algunas bodegas importantes en los últimos días salieron a visitar a sus productores para reconocerles alguna diferencia en el precio del año pasado a cambio de que le bloqueen la uva de este año pero aún sin precio.

En busca de bajar el nivel de zozobra el INV dio a conocer este viernes su primera aproximación al pronóstico de cosecha 2021 e informó que la superficie cultivada del bloque de provincias del Norte (San Juan, La Rioja, Salta y Catamarca) es de 59.200 has.

La cosecha promedio entre el 2011 y 2020 arroja 7,59 millones de quintales. Siendo la cosecha 2020 la más baja de esa serie con 5,93 millones de quintales.

Para este año el INV sugirió en este primer informe que se estima una producción de 5,97 millones de quintales con un desvío estándar del 5%. Esta estimación es muy cercana a la cosecha 2020, lo que indica un porcentaje de un 20% por debajo del promedio de los últimos 10 años.

El comienzo de la cosecha en algunas regiones vitivinícolas de la provincia y del país puso a los productores en un estado de alerta por la falta de definiciones respecto de los precios y la forma de pago. Máxime, cuando el mismo INV, informó que el stock de vinos está por debajo de nivel técnico que las bodegas necesitan para su normal funcionamiento. Dato del INV que es bastante discutido en las últimas horas por la industria. Aunque la realidad marca que tradicionalmente los datos técnicos del Instituto son muy confiables.

En este contexto el Gobierno de Mendoza anunciará, probablemente la próxima semana los detalles de dos Operativos de Anticipo de Cosecha y Elaboración que se pondrán en marcha para potenciar la definición de los precios de las uvas básicas, tal cual se hizo el año pasado, pero también en este 2021 agregaría un operativo dirigido específicamente a tonificar el precio de la uva Malbec.

En la cosecha 2020 también se vivió una situación similar con las uvas básicas y se especulaba con un precio de 600 pesos el quintal, desde el Ejecutivo mendocino aseguran que eso fue hasta que salió el Gobierno anunciando el operativo a un precio de $800 y el mercado, finalmente, fluyó a un precio promedio cercano al objetivo establecido.

Para la presente temporada, la idea que trabaja el Ministerio de Economía de la provincia es otorgar financiamiento a los productores y bodegas que adhieran a estos operativos, de modo de que puedan desarrollarse las tareas de cosecha, acarreo y elaboración de las uvas, casi como un crédito convencional pero con el diferencial que tanto los productores como los bodegueros que accedan a esos financiamientos lo devuelven con el producto elaborado a un precio referencial que tiende a hacer rentable la producción y la elaboración.

Desde la calle Peltier aseguran que pretenden enviar una señal a las bodegas formadoras de precios y brindar una alternativa a los productores que no estén conformes con los precios o las condiciones de pago que les ofrecen la industria.

Mientras tanto el Gobierno Provincial apurará las reuniones con el Gobierno de San Juan para definir una política de diversificación que complemente la formación de precios rentables para los productores que se busca con los operativos.

Desde Economía también recordaron que una vez que termine la elaboración 2021 y, si las condiciones lo ameritan, se activará la herramienta del Banco de Vinos para terminar de equilibrar oferta con demanda y lograr precios rentables y estables para los productores y elaboradores en el mercado de traslado.

En el sector creen que contrariamente a lo que se esperaba finalmente en el 2021 deberá ponerse en marcha el Banco ya que a pesar de los buenos datos del 2020 la caída de consumo y exportaciones que se comenzó a vislumbrar en diciembre se consolidará en estos meses devolviendo la posibilidad de que vuelvan a aparecer stocks vínicos por encima de lo aconsejable para mantener precios rentables del vino para los productores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *