Asinmet

Asinmet solicita protocolos entre provincias para trabajar

La Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet) difundió un comunicado en el que consideran que es imprescindible la elaboración de protocolos sanitarios entre provincias con el fin de poder circular y cumplir con trabajos en diversos puntos del país. Asimismo, solicitan que dichos protocolos sean coordinados por el Ministerio del Interior de la Nación.

Desde Asinmet señalan que, quien pretende ir a trabajar a provincias vecinas -como suelen hacer quienes son parte de esta asociación-, debe hacer cuarentenas obligatorias al llegar a destino y al regreso. Esto genera que una tarea que puede durar entre 3 y 4 días, pueda demorar más de 30 entre cuarentenas, viajes y controles en la ruta, entre otras cosas.

En el comunicado observan que estas situaciones que entorpecen el trabajo del sector pueden solucionarse con protocolos claros y precisos de salida, traslado y llegada, con controles sanitarios cuyos costos estén a cargo de las empresas y así poder cumplir con el trabajo deben realizar en otras jurisdicciones. De esta manera, consideran, los trabajadores podrían realizar su labor en condiciones seguras.

Hacia el final del documento, desde Asinmet critican fuertemente el destrato que reciben camioneros y choferes en las rutas, desprovistos de sanitarios, alimentos y cuidados de higiene personal. “Son personas olvidadas, a la deriva por las rutas, trasladando lo que para el resto es esencial: alimentos, medicamentos, insumos de todo tipo”, dice el escrito.

A continuación, el comunicado completo: 

Es imprescindible contar con protocolos interjurisdiccionales 

Desde la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza, Asinmet, pedimos que se avance en acuerdos sanitarios entre provincias, con la coordinación del Ministerio del Interior, para poder circular y cumplir con trabajos en distintos puntos del país.

Ya pasamos los 150 días desde que comenzamos con el aislamiento, luego con el distanciamiento y así seguiremos hasta tanto una vacuna contra el COVID-19 haga volver todo a la normalidad.

Nadie sabía cómo abordar el tema de la pandemia, pero ya pasó mucho tiempo y seguimos sin aprender cómo abordarla. Esto no lo tiene que definir el ciudadano común que lucha por su trabajo, por su salud, por su familia y trata de sobrevivir a la crisis económica y sanitaria, que poco a poco va transformándose en una crisis social. Esto lo tienen que definir los gobiernos que son los que fueron elegidos para esa tarea.

Y después de estos 150 días no se ha podido, entre otras cosas, ordenar el tránsito de personas entre diferentes jurisdicciones. Así es como los repatriados demoraban entre 30 y 40 horas para ser trasladados de Buenos Aires a Mendoza, previa excursión por provincias vecinas y paradas interminables en controles policiales absurdos.

Quien pretende ir a trabajar a provincias vecinas, como suelen hacer los asociados a Asinmet, debe hacer cuarentenas obligatorias a veces al llegar a destino y también a su regreso, generando de esta manera la imposibilidad de trasladarse así sean actividades esenciales. Para instalar una máquina en San Juan, tarea que puede durar entre 3 y 4 días, podemos tardar más de 30 días, entre cuarentenas, viajes, controles absurdos en la ruta, etcétera.

Podríamos así seguir enumerando situaciones que se podrían resolver con protocolos de salida, traslado y llegada, con controles sanitarios cuyos costos estén a cargo de las empresas y cumplir con el trabajo que muchos mendocinos debemos realizar fuera de la provincia.

Muchos de estos casos se terminan resolviendo por la gestión de oficio de algún funcionario provincial del área de Industria o de Salud, pero el camino es establecer protocolos claros y precisos que permitan trabajar en condiciones seguras, trasladarse y permitir la movilidad de personas sin riesgo.

Merece una consideración especial el destrato que reciben camioneros y choferes en las rutas, sin sanitarios, sin provisión de alimentos, sin cuidados de higiene personal. Son personas olvidadas, a la deriva por las rutas, trasladando lo que para el resto es esencial: alimentos, medicamentos, insumos de todo tipo.

Es sorprendente ver que 150 días después de iniciado el aislamiento, desde el Ministerio de Interior no se haya elaborado un protocolo para el tránsito seguro de trabajadores por todo el país, ya que son elementos esenciales de nuestra estructura productiva. Es sorprendente ver que cada provincia tiene normativas diferentes sin saber cuáles son las normas que rigen en provincias vecinas. Es sorprendente que en la era de las comunicaciones, los puestos policiales no cuenten con la tecnología necesaria que les indique quiénes están en las rutas y para qué.

Es hora de actuar en estos protocolos para brindar mayor seguridad al tránsito de personas, y evitar que se filtren individuos por fronteras más abiertas.

Seguiremos así seguramente unos 6 meses más, por lo que es necesario atender este tema del tránsito entre provincias y regiones con el fin de permitir el transporte seguro, el trato adecuado a las personas y el trabajo de miles de mendocinos que obligatoriamente debemos trasladarnos a otras provincias a trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *