Mendoza se saca un uno en destino de inversiones mineras

Las jurisdicciones argentinas de La Rioja, Santa Cruz y Mendoza están entre los destinos peor calificados en el mundo para recibir inversiones mineras, según la encuesta anual del Fraser Institute.

La encuesta Fraser no solo es vista con atención por el sector minero, sino que también es tomada como referencia en la mayoría de las actividades industriales ( incluso el petróleo) y se realiza consultando a más de 260 ejecutivos, inversores y profesionales del sector de la minería y en esta ocasión fueron evaluadas 76 jurisdicciones en todo el mundo.

El primer lugar como destino de inversión minera quedo para Finlandia con el puntaje perfecto de 100 puntos, y en segundo lugar Irlanda que hace un año atrás ocupaba el cuarto lugar. El top ten lo completan los estados de Nevada, Utah, Australia Occidental, Alberta, Idaho, Terranova y Labrador, Saskatchewan y Arizona.

Las diez jurisdicciones a las que los inversores y profesionales prefieren ver lejos están encabezadas por Venezuela (la peor de todas) y de abajo hacia arriba le siguen Zimbabwe, Tanzania, Chubut, Mendoza, Bolivia, la República Democrática del Congo, Zambia, Guinea, y La Rioja.

El Índice de atracción de inversiones que realiza el Fraser Institute es un trabajo  tiene en cuenta  para su elaboración el índice de potencial mineral de mejores prácticas que clasifica las regiones según el atractivo geológico, y el índice de percepción de políticas públicas que es una variable compuesta que mide los efectos de las políticas gubernamentales sobre las posibilidades y anuncios de inversiones en exploración o de proyectos con posibilidades de ponerse en funcionamiento.

La volatilidad y fragilidad de las decisiones políticas y las movilizaciones ambientalistas, fundamentales para la baja calificación

Mendoza es un claro ejemplo de porque el índice de Fraser combina la naturaleza con la política, una región que tiene un altisimo potencial minero sin embargo es dejado de lado por que es imposible desarrollar la actividad y con las consiguientes repercusiones en otros sectores que también toman en cuenta estos datos a la hora de proponer inversiones a sus directorios.

Otro mito que destroza, como cada año, el trabajo internacional es el discurso ambientalista que los inversores mineros prefieren invertir en lugares como la Argentina por la falta de controles. Como se ve, claramente, la industria minera prefiere los lugares del primer mundo con altísimos standares de controles como Finlandia y seguido en la lista por otros países europeos y jurisdicciones de los Estados Unidos.

En situaciones de altísima complejidad económica como la que vive la Argentina y Mendoza noticias que marcan la mirada pesimista de los inversores no son buenas. Recuperar la confianza no es una tarea sencilla y más si nunca se comienza. La fragilidad de las convicciones políticas, el poco apego a la seriedad informativa y de debate de núcleos sociales que van desde medios hasta organizaciones no gubernamentales y organizaciones políticas poco favor le hacen a la necesidad de recobrar la seriedad perdida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *