Negocios y Empresas

Bodegas junto a IRAM y Dervinsa trabajan por una industria sustentable

Disfrutar de un exquisito Malbec, saborear cada gota de Bonarda, pasear por Mendoza, ver los viñedos enmarcados por la cordillera de Los Andes o mirar la Fiesta Nacional de la Vendimia son parte del folclore de la industria vitivinícola. Sin embargo, hay una parte desconocida del proceso de la elaboración del vino en el que las bodegas de nuestro país junto a Derivados Vínicos (Dervinsa) trabajan en pos del planeta: ¿qué se hace con las materias resultantes del proceso de vinificación?

Hay decenas de profesionales, técnicos y operadores locales que trabajan para que los orujos y las borras tengan una disposición amigable con el ambiente, proceso que es certificado por el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM).

Cada año, Dervinsa recibe miles de toneladas de borras y orujos de las bodegas distribuidas en todo el territorio argentino haciéndose responsable de su traslado, transformación y disposición final de forma sustentable. A cambio, las bodegas reciben un “certificado de verificación de recepción de materias de origen enológico” que emite IRAM y que no tiene costo para las elaboradoras de vino.

Hace unos días, en un acto respetando los protocolos por la pandemia, IRAM y Dervinsa realizaron la entrega formal del certificado a Bodega Norton, en línea con la política de sustentabilidad que mantiene la bodega mendocina con más de 126 cosechas. “Para nosotros es fundamental trabajar con una empresa que nos garantice la gestión de los residuos de forma responsable. La política que tenemos es una política integrada donde trabajamos la parte de ambiente, sustentabilidad, calidad, inocuidad, seguridad, autenticidad y se discrimina los valores que tenemos como empresa para poder llevarla adelante. Por eso este certificado, y todos los certificados de la gestión de residuos que realizamos dentro de la bodega, son muy importantes”, indicó Cristian Cerroni, jefe de Gestión de Calidad y Desarrollo Sustentable de Norton.

Por su lado, Gastón Olibano, gerente Filial Nuevo Cuyo de IRAM, manifestó que la institución lleva más de 20 años trabajando con Dervinsa y en la entrega del certificado de verificación de recepción de materias de origen enológico por más de tres años.

“Es fundamental para el sector por las mejoras ambientales y por darle trazabilidad a la industria. Consideramos que Derivados Vínicos cumple con un montón de requisitos y que a nivel social y ambiental está contribuyendo con la mejora del sector. Para nosotros es un orgullo que nos hayan elegido para trabajar en conjunto. Además, es muy importante lo que se está haciendo a nivel de cumplimiento internacional vía Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y triple impacto dando tranquilidad y seguridad al consumidor final en estos productos”, dijo Olibano.

Dervinsa es una de las empresas socias de IRAM. Ambas instituciones tienen más de 84 años de experiencias cada una en su rubro y trabajan en el desarrollo de distintos proyectos en conjunto. La entrega de este certificado es uno de ellos, que se implementó luego de un análisis de mercado y que hoy toma más fuerza siguiendo los parámetros mundiales de sustentabilidad que las políticas de diferentes países imponen para poder ingresar con productos a sus mercados.

“Este certificado que le hemos entregado a Norton lo puede solicitar cualquier bodega dirigiéndose a nuestro equipo comercial. El certificado no tiene costo para las bodegas y les da trazabilidad a los orujos, borras sólidas y otras materias que cada planta industrial entregue a nuestra empresa para su procesamiento y tratamiento ambiental. Es un aporte que damos a los requerimientos internacionales de sostenibilidad ambiental que, además, nos permite seguir aportando a la industria vitivinícola herramientas para continuar creciendo en exportaciones y enfocado absolutamente en lo que es sustentabilidad”, puntualizó Sebastián Morichetti, gerente de Ventas y Abastecimiento de Dervinsa.

Del acto de entrega del certificado a Norton, también participaron Gabriela Chacín (coordinadora de Sistema y Gestión de Norton) y Fernando Quiroz (del departamento de Enología de dicha bodega). Por Dervinsa asistieron Miriam Rodríguez (coordinadora senior de Nuevos Negocios y Marketing) y Daniel Biondolillo (responsable comercial).

.