Politica

Eduardo Sancho también deja la conducción de ACoVi

Fin de un ciclo de una era de la vitivinicultura. Eduardo Sancho (que recientemente dejo la conducción de FeCoVitA) anunció este mediodía que también dejará en la próxima asamblea la conducción de ACoVi ( Asociación de Cooperativas Vitivinícolas) y de esta manera también su lugar en la CoViAr.

Sancho fundamentó su alejamiento en una decisión exclusivamente personal pensando en la necesidad de un recambio generacional y la formación de nuevos dirigentes en el cooperativismo vitivinícola.

El ex ministro y Superintendente de Irrigación que seguirá trabajando en su cooperativa de base y aportando sus conocimientos y experiencia si le son requeridos y descartó tajantemente volver al ruedo de la política partidaria.

El dirigente adelantó que su último proyecto en ACoVi es la propuesta de una ley de creación de un fideicomiso para las obras hídricas que necesita Mendoza para mejorar y cuidar el uso del agua que como bien dice “lo que falta es nieve, agua hay y se derrochan millones de litros”.

Sancho lleva más 40 años ligado a la producción y el cooperativismo vitivinícola y su salida (también de la CoViAr) será una baja sensible para la institucionalidad de la vitivinicultura argentina.

Sancho fue el segundo presidente de la historia de FeCoVitA antes de cumplir 40 años, después de su paso por la función, como Ministro de Obras Públicas y Superintendente General de Irrigación y volvió a FeCoVita que condujo una vez más por 10 años llevándola al lugar pujante que hoy tiene. Junto con FeCoVita presidió varias veces ACoVi y ahora después de dejar la conducción de la Federación en manos de Ruben Panella en la última asamblea decidió también dar un paso al costado en ACoVi.

Sancho aclaró que le informó a cada uno de los miembros del directorio y la cooperativas personalmente de su decisión y a pesar del pedido de que continúe al frente de la Asociación ratificó su decisión de no volver a presentarse y volver a sus cooperativa de origen.

Las especulaciones sobre si es una retirada definitiva realmente o un paso atrás para tomar impulso y volver por FeCoVitA están a la orden del día. Lo cierto es que en cualquier caso se abre una nueva etapa en la institucionalidad de la vitivinicultura de Mendoza y Argentina.