16/06/2024 - Edición Nº74

Economía

Mendoza Minera

Cecim se reunió con funcionarios para analizar el futuro de la actividad

31/05/2024 | La cámara empresarial de la construcción, el CEO de Impulsa Mendoza y el director de Minería dialogaron sobre el potencial minero de la provincia, destacando las oportunidades que se le presentarán a las Pymes constructoras como proveedores de servicios de alta calidad.



En el marco del impulso que la provincia de Mendoza intenta darle a la actividad minera la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim) se reunió con el titular de  Impulsa Mendoza, Emilio Guiñazú. En el encuentro también participaron Jerónimo Shantal, director de Minería de Mendoza y el ingeniero Raúl Robles, gerente de Proyectos de la empresa estatal Impulsa Mendoza.

"Tenemos una fuerza laboral capacitada que puede ser parte de estos cambios y contribuir a la economía provincial", comentó el presidente de Cecim, Dalmiro Barbeito. "Queremos saber dónde podemos ser útiles y cómo podemos insertarnos en los procesos productivos que estarán aparejados con la activación de la minería", agregó el titular de la cámara. La entidad, que cuenta con más de 100 empresas asociadas y representación en todos los departamentos, ha fijado su atención en las oportunidades que surgen en los sectores minero y petrolero, posicionándose como proveedores de obra y servicios de alta calidad. 

Jerónimo Shantal, Emilio Guiñazú, Dalmiro Barbeito, Raúl Robles y Gerardo Fernández

Las posibilidades para las Pymes constructoras

En la reunión se abordó el futuro de las industrias de recursos no renovables y también se exploraron las oportunidades de cómo las Pymes constructoras de Mendoza pueden integrarse como prestadoras de servicio en estos nuevos desarrollos. Guiñazú, como parte de la empresa provincial dedicada a promover la actividad minera, se explayó en la dinámica del sector, los desafíos y las necesidades que se presentarán a partir del desarrollo de esta actividad en el departamento de Malargüe.

Guiñazú señaló que, aunque la minería es una industria de largo plazo, su desarrollo podría transformar la economía mendocina. "Otros países, con menos potencial geológico que Argentina, producen mucho más; entre 5 o 6 veces más de lo que produce nuestro país. Desde Mendoza se están dando pasos firmes para el desarrollo del sector, especialmente en el Distrito Minero Malargüe Occidental, que cuenta con un gran potencial de cobre", afirmó.

Algunas empresas ya están avanzando en diferentes etapas de exploración, de estudios de geoquímica y geofísica y perforaciones. En algunos sectores se han realizado caminos; mientras que, en Hierro Indio por ejemplo, se ha avanzado en diversas fases incluyendo nuevos caminos, geoquímica, geofísica y perforaciones, lo que ha permitido determinar reservas y avanzar en la prefactibilidad.

Estos proyectos reflejan la complejidad y la precisión necesarias en el sector minero. El CEO de Impulsa Mendoza enfatizó la naturaleza a largo plazo de las inversiones en minería, que requieren condiciones adecuadas para atraer capital. "Son inversiones cuya recuperación toma más de 20 años", afirmó.

Jerónimo Shantal, director de Minería, habló sobre la actualidad de los proyectos metalíferos y las posibilidades de la extracción de minerales no metálicos, como el potasio y el litio. “Aunque estos proyectos son de menor escala en comparación con los gigantes mineros, también representan una buena oportunidad para la provincia y demandarán diversas obras para su concreción”, señaló.

La reunión también abordó la necesidad de infraestructura vial y energética para apoyar la exploración y eventual explotación de los recursos mineros. La construcción de caminos y la provisión de energía son esenciales para que las empresas puedan operar eficientemente. La estrategia provincial incluye la creación de una "colectora minera" para facilitar el acceso y reducir costos, haciendo que las inversiones sean más viables y sostenibles.

Guiñazú explicó que el objetivo es planificar y construir caminos que puedan servir tanto a la minería como a otros usos, como el turismo y la ganadería. "En vez de tener múltiples caminos improvisados, la idea es tener una infraestructura planificada y bien construida que beneficie a todos", destacó.

Uno de los puntos cruciales de la reunión fue la discusión sobre la infraestructura necesaria para soportar estos desarrollos mineros. La inversión requerida es significativa, en el caso de PRC se estima en 1.500 millones de dólares para llegar a una producción de 1,5 millones de toneladas. Sin embargo, Guiñazú señaló que el desarrollo modular del proyecto permitiría escalonar la producción, ampliando gradualmente la capacidad y adaptándose a las necesidades de infraestructura, como el transporte ferroviario indispensable para manejar grandes volúmenes de producción.

Cecim, por su parte, renovó su interés en acceder a la información y colaborar con las empresas mineras para facilitar el desarrollo de la infraestructura necesaria. La Cámara busca aprovechar las oportunidades que estos proyectos pueden ofrecer, no solo en términos de inversión y de empleo, sino también en el desarrollo de capacidades locales y en la mejora de la infraestructura regional.